Historias de perros

Leo

05/02/2021

27 de Octubre de 2018, empecé en una protectora cuidando perros y gatos sin saber que en ese momento mi vida cambiaría por completo.

Cuando llegué a la protectora había unos 20 perros, entre ellos, Leo. Si soy sincera los primeros días Leo era uno más para mi, no me fije mucho en él. Los días iban pasando y yo seguía pasando mis tardes allí, poco a poco me fui dando cuenta de que Leo tenia algo especial y yo de primeras no supe apreciar.

Y tan especial, podría decir que durante una temporada Leo me tuvo en acogida al acabar los turnos en su jaula, cada día se acercaba más a mi, pedía más mi atención y me mostraba más como era él y lo que realmente quería, venir conmigo a casa y no seguir allí.

Para ese momento yo aún no vivía sola y no podía tener perros en casa. Empecé llevándome a Leo los fines de semana a pasear por la montaña, a dar paseos por la ciudad y mil aventuras juntos. Ahí ya éramos inseparables, las vueltas a la jaula cada día se hacían más duras, siempre intentaba quedarme a cenar con el y aprovechar el tiempo al máximo, a mi cada día se me hacía más duro, ya llevábamos dos meses así, yo cada vez tenía más miedo de que saliera adoptado habiendo creado esa conexión, pero sabía que si se iba, estaría bien.

No os negare que Leo recibió visitas en esos meses, pero nunca se iba adoptado, cada vez tenía más claro que Leo estaba ahí para cambiarme la vida, porque en ese momento los dos lo necesitábamos.

Y así fue, Leo decidió terminar su proceso de acogida conmigo y me ayudó a tomar la mejor decisión de mi vida, independizarme con él.

Somos un pack desde el primer día, inseparables.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply