Historias de perros

Django

19/02/2021

Hace ya casi 5 años Django apareció de repente en mi vida y fue para quedarse.

Un día de mayo en el que no paraba de llover, llegó mi hermano pequeño a casa con un bebé regordete con carita triste, ¡se lo había encontrado en la calle cerca de una carretera abandonado! Solo tenía 2 meses y ya sabía lo que era la soledad. Estaba empapado así que no lo dudó y lo recogió. Lo trajo a casa y fue con una simple mirada que me quedé prendada, eso que llamamos vínculo se creó entre nosotros.

Mi madre decidió quedárselo y días después me dijo que quería que me lo quedase yo, que sabía que nos haríamos mucho bien mutuamente y así fue. Decidimos su nombre y ya se convirtió en uno más de la familia.

Django vino con miedo a la lluvia del chaparrón que le había caído, es más aún le dura ese trauma.

Es un amor, súper bueno, obediente y cariñoso, convive con 7 gatos con los que se lleva súper bien y tolera a todos los perros. Le encanta el campo y el agua. Y adora estar conmigo y yo adoro estar con él.

Con cariño y dedicación Django aprendió muchas cosas y nos hicimos inseparables. Ahora sí me ven sin él en la calle me preguntan que donde está porque siempre estamos juntos.

No es mi perro ni yo su humana, somos familia y mejores amigos, somos almas vinculadas.

Gracias Django por aparecer en mi vida y cambiarla a mejor.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply