Browsing Category

Historias de perros

Historias de perros

Roma

16/04/2021

La historia de Roma es como la de tantos otros podencos rescatados, pero un poco especial. Su mamá estudiaba para técnico de veterinaria y ya había terminado la parte teórica, ahora tocaba realizar la parte práctica. Siempre adoró a los animales, hemos tenido mucha especies, todos adoptado.

El primer día de prácticas en la clínica, apareció una podenca de 3 meses. Era podenca y hembra, la habían encontrado tirada dentro de un contenedor de basura en un pueblo a las afueras de la ciudad.

El operario que la encontró tenía 3 perros rescatados, y siempre miraba en la basura antes de lanzar el contenedor al camión que tritura la basura. Allí estaba Roma, intentando subir con las patitas, sucia, llena de líquido de basura, pero despierta y moviendo su cola. Él la sacó, se la llevó y la bañó. La llevó a la clínica a ver qué tal estaba, algo no iba bien.

Cuando el veterinario le hizo la revisión y las analíticas, vió que era sorda, no oía golpes fuertes, se tambaleaba al andar, no tenía bien el equilibrio y movía muchísimo la cabeza. Determinó que podría haber tenido moquillo y que le quedaron esas secuelas.

Cuando apareció en la consulta, su mamá se enamoró, le hizo fotos y envió un mensaje diciendo: ¨me he enamorado¨, ¨mamá, yo la quiero¨… fue amor a primera vista, ya no pudo olvidarla y esperaba que apareciera cualquier día por la consulta para verla.

Su familia fue a la clínica a conocerla y a hablar con el veterinario para ver cuál sería su evolución. No lo sabía, nadie lo sabía. Ni siquiera sabían qué le había sucedido. Lo que estaba claro es que ya no era válida para cazar, estaba sorda y con daño neurológico, y lo mejor que hicieron fue tirarla dentro de la basura.

A los 15 días, estaba en casa, partiendo de cero, sin vacunas, sin pruebas. Se le hizo un tac para evaluar el daño cerebral, para ver si había sido golpeada. El tac salió bien, con lo cual se supo que fue el moquillo y el no estar vacunada a su tiempo contra él, lo que hizo que quedara con daño neurológico para siempre. Comenzamos con las vacunas, las analíticas y entrenamiento para que entendiera mediante señales, no oía.

Le pusimos de nombre Roma porque nos recordaba mucho a la ciudad, estaba llena de «ruinas» pero era una belleza, arte.

Desde entonces, todo ha sido un aprendizaje, para ella y para nosotros. Hemos aprendido a comunicarnos naturalmente y sin esfuerzo. Ella sola aprendió y pedía hacer sus necesidades fuera de casa. Como todos los podencos, era y es, puro nervio. Además, los perros sordos son también más nerviosos, y su daño neurológico unido al maltrato que sufrió en sus tres meses, le hacen estar en alerta y gestionar las cosas distintas, pero con amor y paciencia, se ha convertido en una perra con una vida plena y totalmente normal. Tiene su medicación y vive como cualquier otro perro.

Cuando la recogí de la clínica, me propuse hacer de ella un ejemplo de superación, de concienciación, de que los podencos son una raza preciosa, muy adoptada fuera de nuestro país, y que por estar relacionada con la caza, no deja de ser una raza tan valiosa como otra cualquiera.

Quise promover la adopción y no la compra de estos perros y además visualizar que, aunque un animal tenga problemas, pueden llevar una vida normal, solo hay que conocer bien cada caso y respetar sus necesidades.

Roma adora el mar, es muy sociable con otros perros, es muy conocida en nuestro vecindario, todos la saludan y ella se deshace dando saltos y moviendo su colita para que la gente la acaricie.

Personalmente, me llena de orgullo cuando me felicitan por la labor que hicimos y hacemos e incluso me dan las gracias…

Nosotros seguimos ayudando a podencos, en rescates, buscando acogidas y concienciando acerca de lo positivo y enriquecedor que es adoptar a un podenco.

El podenco proviene del Antiguo Egipto, eran mascotas de faraones y reinas. En mi casa, la reina es Roma…

Historias de perros

Arwen

02/04/2021

Arwen llegó en un momento complicado de mi vida, lo suficientemente complicado como para creer que no estaba lista para tener un perro.

Mi chico buscaba trabajo, yo en aquel entonces había perdido a mi mejor amigo, mi Charlie, un mix de foxterrier con caniche que me acompañó casi 17 años de mi vida y que tras su marcha dejó un gran vacío en mi interior.

Nuestra vida empezó a cambiar cuando encontramos a una perrita de aguas, como si se hubiese cruzado en nuestro camino para darnos suerte.

La llamamos Fahala, y se la quedó una amiga porque mi madre ya no quería más perros en casa, pero si hay algo que he aprendido, es que el destino es cabezota, y no existía obstáculo demasiado grande para impedir lo que se venía.

Nosotros vivimos en Benalmádena, un pueblo en Málaga donde tienes la montaña y la playa al lado, por lo tanto es de gran afluencia turística y mudarse aquí (como quería mi pareja) puede ser MUY difícil.

Sin embargo, cuando encontramos a Fahala, rápidamente encontró trabajo.

Poco tiempo después supimos que Fahala venía embarazada y empecé a soñar que daba a luz un cachorrito de border collie blanco y marrón, algo raro porque Fahala era claramente una perra de aguas.

Pero un 8 de octubre nacieron los cachorros, y ahí estaba Arwen. Efectivamente parecía un cachorro de border collie, como en mi sueño, así que sin siquiera tener sitio para ella, decidí quedarmela. Estaba loca.

Pasaban los días y yo seguía sin saber donde metería a Arwen, eso sí, prometí que me la llevaría en enero conmigo.

¿Y sabéis qué? Fue un 31 de diciembre que una mujer que tenía un estudio de alquiler se ofreció a alquilarnoslo más barato, a sabiendas de que llevaríamos un cachorro y que mi pareja tenía un contrato de apenas unos meses. Lo mejor: EL ESTUDIO ESTABA EN BENALMÁDENA.

Sé que suena todo muy «ideal» pero así fue, siempre he pensado que Arwen y yo estábamos predestinadas a estar juntas.

Investigué sobre ella y efectivamente su padre era un border collie (localicé al pastor que abandonó a Fahala).

Y tal como prometí, un 4 de enero, Arwen estaba con nosotros, y puedo decir con orgullo que a día de hoy es una gran perrita, fuerte, sana y sobre todo: FELIZ. ♡

Historias de perros

Milow

19/03/2021

“Se busca acogida urgente”

Así comenzaba el post de Facebook que cambió nuestras vidas.

En él se veía a un perrito triste, sucio y delgado, hecho un rosquito al lado de la rueda de un coche. Nos ofrecimos.

Esa misma tarde llegó a casa, muerto de miedo y lleno de bichos. No nos miraba a la cara y se quedó con la misma postura de la foto en la entrada de casa. 24 horas sin comer, ni hacer pis, ni caca aunque supimos que de noche se había movido.

Esa misma noche en que decidimos que queríamos darle la mejor vida posible. Nos lo quedábamos, no había duda.

Desde entonces todo ha sido aprendizaje para los 3, con frustración en algunos casos y dificultades en otros, que acaban compensándolos el verle bien, sano, con energía y feliz, felicidad que se nos contagia a nosotros.

Historias de perros

Thor

05/03/2021

Recuerdo perfectamente el primer día que cogí a Thor en brazos, tenía dos meses y medio y era enorme, una preciosa bolita gorda. Me enamoré en cuanto le cogí y a partir de ahí no nos hemos separado nunca.

Gracias a mi perrete soy tan feliz. Es alegre, divertido y viene conmigo desde pequeño a todos los lados que nos permiten. Además a él le va la marcha, en cuanto vengo de trabajar ya sabe que nos toca excursión, a descubrir mundo que es lo que nos gusta!

Tenemos además la gran suerte de vivir en la costa de Asturias, en el Concejo de Cudillero que es espectacular y con sitios increíbles a diez minutos de casa. Es super divertido, lo mismo nos vamos a una playa, que subimos un monte, correteamos por los acantilados, vadeamos ríos… es genial, así es nuestra vida diaria.

No sé qué sería de mí sin este pequeñajo de 40 kilos que es todo alegría y buen rollo. Lo quiero tantísimo… creo que eso se refleja en las fotos!. Siempre está alegre y disfrutando de la vida, además cuando digo que siempre lo llevo a todos los lados es así, come conmigo en restaurantes, lo llevo de compras y hasta en los probadores de decathlon lo he metido al pobre (no se como no reventamos el probador😂😂😂).

En fin que como podéis ver para mí Thor es importantísimo. Sé que mi vida sin él no iba a ser tan divertida, ¡eso seguro!.

Historias de perros

Django

19/02/2021

Hace ya casi 5 años Django apareció de repente en mi vida y fue para quedarse.

Un día de mayo en el que no paraba de llover, llegó mi hermano pequeño a casa con un bebé regordete con carita triste, ¡se lo había encontrado en la calle cerca de una carretera abandonado! Solo tenía 2 meses y ya sabía lo que era la soledad. Estaba empapado así que no lo dudó y lo recogió. Lo trajo a casa y fue con una simple mirada que me quedé prendada, eso que llamamos vínculo se creó entre nosotros.

Mi madre decidió quedárselo y días después me dijo que quería que me lo quedase yo, que sabía que nos haríamos mucho bien mutuamente y así fue. Decidimos su nombre y ya se convirtió en uno más de la familia.

Django vino con miedo a la lluvia del chaparrón que le había caído, es más aún le dura ese trauma.

Es un amor, súper bueno, obediente y cariñoso, convive con 7 gatos con los que se lleva súper bien y tolera a todos los perros. Le encanta el campo y el agua. Y adora estar conmigo y yo adoro estar con él.

Con cariño y dedicación Django aprendió muchas cosas y nos hicimos inseparables. Ahora sí me ven sin él en la calle me preguntan que donde está porque siempre estamos juntos.

No es mi perro ni yo su humana, somos familia y mejores amigos, somos almas vinculadas.

Gracias Django por aparecer en mi vida y cambiarla a mejor.

Historias de perros

Leo

05/02/2021

27 de Octubre de 2018, empecé en una protectora cuidando perros y gatos sin saber que en ese momento mi vida cambiaría por completo.

Cuando llegué a la protectora había unos 20 perros, entre ellos, Leo. Si soy sincera los primeros días Leo era uno más para mi, no me fije mucho en él. Los días iban pasando y yo seguía pasando mis tardes allí, poco a poco me fui dando cuenta de que Leo tenia algo especial y yo de primeras no supe apreciar.

Y tan especial, podría decir que durante una temporada Leo me tuvo en acogida al acabar los turnos en su jaula, cada día se acercaba más a mi, pedía más mi atención y me mostraba más como era él y lo que realmente quería, venir conmigo a casa y no seguir allí.

Para ese momento yo aún no vivía sola y no podía tener perros en casa. Empecé llevándome a Leo los fines de semana a pasear por la montaña, a dar paseos por la ciudad y mil aventuras juntos. Ahí ya éramos inseparables, las vueltas a la jaula cada día se hacían más duras, siempre intentaba quedarme a cenar con el y aprovechar el tiempo al máximo, a mi cada día se me hacía más duro, ya llevábamos dos meses así, yo cada vez tenía más miedo de que saliera adoptado habiendo creado esa conexión, pero sabía que si se iba, estaría bien.

No os negare que Leo recibió visitas en esos meses, pero nunca se iba adoptado, cada vez tenía más claro que Leo estaba ahí para cambiarme la vida, porque en ese momento los dos lo necesitábamos.

Y así fue, Leo decidió terminar su proceso de acogida conmigo y me ayudó a tomar la mejor decisión de mi vida, independizarme con él.

Somos un pack desde el primer día, inseparables.

Historias de perros

Lía

22/01/2021

Antes de que llegara Lía todo el mundo pensó que no era buena idea, que sería una locura, ya que iba a pasar mucho tiempo sola, pero llego cuando más lo necesitaba y aun no lo sabía.

Se adaptó muy bien a cada situación que la vida nos puso y la supero todas con creces, fue una época mala y aun quedaba lo peor por llegar. Gracias a ella comprendí el mundo de otra manera, me abrió los ojos y me hizo sentir un amor sin condiciones. Me salvo de muchos días malos y se lo debo todo.

Lía es dócil, buena, cariñosa, empática, amable, con todo el mundo, comparte todo lo que tiene con otros perros incluso aunque no los conozca, ¡hasta la comida!, es muy lista y aprende muy rápido. Es muy juguetona, a la vez que dormilona, le encanta la playa o el rio, donde haya agua ella es feliz, es un pescaito y nada muy bien, lo de bucear aún está por ver…jajaja.

Su primer día en casa se hizo pipi en mi cama, aunque ese día no fue gracioso, ahora lo recuerdo como una anécdota. Desde ese día dormimos abrazadas y no lo ha vuelto hacer.
Cada día con ella es un aprendizaje y una aventura, nunca se cansa de recibirme en la puerta haciéndome la mayor fiesta del mundo, moviendo su culito.

Somos un equipazo. Somos inseparables.

Historias de perros

Ares

08/01/2021

Ares es un perrito de 11 meses, nació en febrero justo antes del confinamiento en un poblado chabolista en muy malas condiciones. La camada de cachorritos fue rescatada por los que ahora lo tienen en acogida, unos humanos que luchan constantemente contra el abandono y el maltrato animal.

Todos los perritos fueron adoptados y todos felices, hasta que 6 meses después, la persona que adoptó a Ares decide deshacerse de él porque le estorbaba en su vida, y para no quedar como mala persona mintió diciendo que era un perro violento y agresivo (que obviamente era mentira). En cualquier caso, Ares volvió a las manos de los que lo rescataron y no pudieron fallarle más.

A partir de aquí su vida cambia, pasa a formar parte de esta familia como perrito en acogida buscando adopción definitiva, y Arca de Noé Sevilla nos ayuda con su difusión y sus trámites.

Y aquí viene lo bueno: Ares es un perro agradecido, feliz, cariñoso, tranquilo y noble. Es el perro más tontorrón y con menos maldad de toda la faz de la tierra. Nos demuestra cada día lo maravilloso que es, con sus ojitos agradecidos, con su desparpajo y alegría.


Ser casa de acogida es algo mágico, se crea un vínculo especial en el que un perrito no será tuyo, pero que lo está siendo en ese momento y formará parte de tu vida para siempre. Ellos te enseñan más a ti que tú a ellos, y sin pensarlo ayudas a otros perritos indirectamente y das un respiro a las protectoras.
Verles evolucionar, confiar, mejorar y disfrutar es de las mejores sensaciones de nuestra vida.

No compres, Adopta. Si no puedes adoptar, acoge. Si no puedes acoger, se voluntario. Si no puedes, comparte y difunde.

Ares, te deseamos que tengas toda la suerte del mundo y te quieran como nunca, mientras tanto disfruta de tu familia de acogida que te adora con muchas fuerzas.

Historias de perros

DOM

11/12/2020

Hace ya 8 meses, tomamos la mejor decisión de nuestra vida, adoptar a Dom.

Recuerdo prometernos mi madre y yo solo mirar, a los gatos los están esterilizando decíamos, no pensamos que íbamos a encontrar a nuestro compañero, de repente salió una pequeña bolita color vainilla con unos ojazos color miel, el cual sacaba el hiciquillo para darnos besos, y ese era, mi pequeño Dom.

Desde entonces no me he separado de él en ningún momento, duerme conmigo, salimos a hacer rutas y a jugar juntos, le roba el jamón Serrano… entre muchas cosas!

Un perro noble, valiente, educado, obediente, al cual la vida le ha dado tantos palos… y ha seguido levantándose.

Recuerdo cuando me contaron tu historia, te habían abandonado en medio de la M-30, recuerdo la ansiedad que me dio al imaginarte rodeado de todos esos coches, y dios mío lo que te podría haber pasado…

Adoro cada cosa de ti, tus besos de buenos días, tus habladurías y aullidos, tus carreras, tus juegos, estos momentos otoñales que estás teniendo de coger hojas por la calle y brincar como un loco… todo

Cada día que te veo, cada momento que paso contigo, cada noche a tu lado, cada risa contigo, tengo claro que fuiste, eres y serás, la mejor decisión de mi vida.♥️

Historias de perros

Havana

27/11/2020

Hola! Mi nombre es Havana. Hace 4 meses aparecí vagando por el monte y decidí seguir a una chica que paseaba con su perro, con la buena suerte que ella no miró para otro lado y avisó a una protectora local. Tras comprobar que no tenía chip, mi único destino era esperar a que mi dueño se preocupase por mí y viniese a buscarme. Pero nunca apareció.

La vida decidió volver a sonreírme, y puso en mi camino a mi actual familia. Mi humana ha formado parte activa de la protectora anteriormente, por lo que sigue al día los perros que allí se encuentran. Cuando decidieron aumentar la familia, vieron mi foto, y no lo dudaron. Fue un flechazo.

Aun así, fueron hasta la prote a conocer a todos los perros. Pero en el fondo, lo tenían claro, querían conocerme a mi. Bastaron 5 min en mi canil para que se enamorasen. Se sentaron conmigo en mi cama y en mis ojos les mostré que hacía tiempo que no me sentía tan querida.

Mis humanos cubrieron un cuestionario preadopción en la protectora, y el siguiente paso era comprobar que yo fuese apta con gatos (pues en mi futura casa había uno). La protectora se encargó de ello, y los humanos se pasaron todo el día pendientes del móvil para saber si me quería comer a los gato o no. Cuando vieron el video en el cual ignoraba totalmente a varios gatos, se abrazaron y casi lloran. ¡Bienvenida a la familia!

¿Queréis saber que hice mis primeros días en casa? No moverme del sofá! Creo que nunca había visto un sitio tan mullidito y cómodo como ese. He ganado tanta confianza con mis humanos y los quiero tanto, que ahora lloro cuando se van! Pero ellos han hablado con un especialista, y tengo unas pautas para afrontar mi ansiedad, y dicen que lo estoy haciendo super bien!.

Actualmente, llevo 3 meses en mi hogar. Soy una perra querida y mimada, que está aprendiendo lo que es realmente la vida: pasear con correa, vivir en un piso, sociabilizar con perros, jugar… cosas tan simple pero que para mí son nuevas. A día de hoy, solo puedo desear que todos los perritos de las protectoras y perreras tengan la misma suerte que yo, ¡y disfruten de la vida que se merecen!