Historias de perros

Arwen

02/04/2021

Arwen llegó en un momento complicado de mi vida, lo suficientemente complicado como para creer que no estaba lista para tener un perro.

Mi chico buscaba trabajo, yo en aquel entonces había perdido a mi mejor amigo, mi Charlie, un mix de foxterrier con caniche que me acompañó casi 17 años de mi vida y que tras su marcha dejó un gran vacío en mi interior.

Nuestra vida empezó a cambiar cuando encontramos a una perrita de aguas, como si se hubiese cruzado en nuestro camino para darnos suerte.

La llamamos Fahala, y se la quedó una amiga porque mi madre ya no quería más perros en casa, pero si hay algo que he aprendido, es que el destino es cabezota, y no existía obstáculo demasiado grande para impedir lo que se venía.

Nosotros vivimos en Benalmádena, un pueblo en Málaga donde tienes la montaña y la playa al lado, por lo tanto es de gran afluencia turística y mudarse aquí (como quería mi pareja) puede ser MUY difícil.

Sin embargo, cuando encontramos a Fahala, rápidamente encontró trabajo.

Poco tiempo después supimos que Fahala venía embarazada y empecé a soñar que daba a luz un cachorrito de border collie blanco y marrón, algo raro porque Fahala era claramente una perra de aguas.

Pero un 8 de octubre nacieron los cachorros, y ahí estaba Arwen. Efectivamente parecía un cachorro de border collie, como en mi sueño, así que sin siquiera tener sitio para ella, decidí quedarmela. Estaba loca.

Pasaban los días y yo seguía sin saber donde metería a Arwen, eso sí, prometí que me la llevaría en enero conmigo.

¿Y sabéis qué? Fue un 31 de diciembre que una mujer que tenía un estudio de alquiler se ofreció a alquilarnoslo más barato, a sabiendas de que llevaríamos un cachorro y que mi pareja tenía un contrato de apenas unos meses. Lo mejor: EL ESTUDIO ESTABA EN BENALMÁDENA.

Sé que suena todo muy «ideal» pero así fue, siempre he pensado que Arwen y yo estábamos predestinadas a estar juntas.

Investigué sobre ella y efectivamente su padre era un border collie (localicé al pastor que abandonó a Fahala).

Y tal como prometí, un 4 de enero, Arwen estaba con nosotros, y puedo decir con orgullo que a día de hoy es una gran perrita, fuerte, sana y sobre todo: FELIZ. ♡

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply