Historias de gatos

Akira

06/11/2020

¿Cómo llego Akira a nuestra vida?

Akira llegó cuando menos nos lo esperábamos. Un día cualquiera de Octubre del año pasado fuimos al campo de unos amigos a comer; allí siempre suelen haber gatitos de todos los tamaños. Dio la casualidad que ese día solo había uno pequeñito, alrededor de unos 3/4 meses. Era el único que se acercaba a nosotros para que lo tocáramos y sobre todo le diéramos comida. Fue así como poco a poco se acercó más y más a papi y mami.

Lo veíamos tan pequeñito y con la mirada perdida. Los otros gatos grandes le quitaban la comida y se peleaban , estaba solo y se veía que lo había pasado mal.

Al final lo cogimos para llevarlo a casa, aunque con más miedo que cuando llevamos a Garfield. Akira no era un cachorro (al principio creíamos que era hembra por eso le pusimos ese nombre, aunque también es unisex) es decir, sería un macho más en casa.

Cuando llegamos, ni Garfield ni Daga sabían que veníamos con sorpresa…

La llegada fue buena y la hicimos poco a poco . Daga estaba súper contenta por uno más pero Garfield estaba alerta y no muy confiado. Nos costó varios días dejaros a los 3 solos, hasta que Garfield y Akira cogieron más confianza. El carácter de Akira es más fuerte en cuando a manejo que el de Garfield, al principio fue muy dominante hasta que a día de hoy se pasan el día jugando, saltando, corriendo y durmiendo juntos… y con Daga también .

Akira es más comilón que Garfield (que ya es decir) y más tranquilo y cariñoso, le gusta mucho estar en el castillo rascador que tienen. Son gatos diferentes pero se complementan .

Hemos tenido mucha suerte porque ninguno de los dos ha roto nada en casa. También hemos tenido paciencia enseñándoles donde tienen que rascarse las uñas y acostumbrados están a qué se las cortemos. Son muy inteligentes.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply